Te contamos todo sobre la Gutapercha Dental

La gutapercha dental fue utilizada por primera vez en odontología hace más de 170 años por Edwin Maynard, un endodoncista estadounidense y, a pesar de la continua investigación y búsqueda de nuevas innovaciones en los métodos de obturación del conducto radicular, la gutapercha sigue siendo una de las opciones más exitosas y ampliamente utilizadas en las clínicas de todo el mundo, gracias a su capacidad para sellar completamente un conducto radicular y evitar cualquier entrada de bacterias en la zona, lo que evita mayores complicaciones y proporciona una solución permanente para el paciente.

¿Por qué las puntas de gutapercha son tan populares en los procedimientos de obturación del conducto radicular?

En primer lugar, como la gutapercha es una material natural, tiene una baja toxicidad. Anteriormente, habían preocupaciones acerca el contenido de cadmio, un tipo de metal, en las puntas de gutapercha, pero se ha demostrado que es falso. Es muy raro que la gutapercha contenga cadmio como parte de su composición, normalmente cualquier cadmio que se encuentre en las puntas es simplemente una traza procedente de los métodos de fabricación

La gutapercha también ha sido elogiada por su bajo riesgo alérgico. De hecho, se han registrado muy pocos casos de reacciones alérgicas entre pacientes con alergia al látex con el uso de gutapercha; sin embargo, es recomendable discutir este bajo riesgo con cada paciente.

Debido a la composición de las puntas de gutapercha, son radiopacas y, por lo tanto, visibles en una radiografía. Esto es vital para los endodoncistas, ya que les permite identificar claramente en qué medida la punta de gutapercha ha rellenado la cavidad y hasta qué punto se ha sellado.

Por último, dado que las puntas de gutapercha son un material similar a la goma, pueden calentarse y ablandarse. Esto implica que un endodoncista podría quitar fácilmente las puntas de gutapercha durante procedimientos futuros.

Los dos métodos principales de obturación con gutapercha:

Tradicionalmente, la técnica principal para el uso de gutapercha en las obturaciones radiculares era la condensación lateral en frío. Este método consiste en presionar físicamente las puntas de gutapercha fría en el conducto radicular que ha sido obturado y limpiado. A continuación se aplica un cemento para adherir la gutapercha al conducto y formar una reparación permanente a largo plazo del conducto radicular vacío.

Sin embargo, desde el descubrimiento y el uso de la gutapercha en odontología, se han producido otros avances. Principalmente, se han utilizado gutapercha termoplástica para el canal radicular. Esto aprovecha las propiedades de la gutapercha que le permiten ablandarse y volverse más adhesiva y viscosa cuando se calienta. Esto también significa que se necesita menos cemento para sellar completamente el conducto radicular. Tenemos varios tipos de condensadores y instrumentos de gutapercha disponibles en nuestro sitio web para este método.

Ventajas de la Gutapercha:

  1. Pueden ser compactados y se adaptan bien a las irregularidades del conducto.
  2. A pesar de estar constituidos primariamente de óxido de zinc, los conos de gutapercha son en la práctica no reabsorbibles.
  3. No alteran la coloración de los dientes.
  4. Son radiopacos. Debido a su contenido en sulfatos (ordinariamente sulfato de bario) son radiopacos y por lo tanto fácilmente reconocibles en las radiografías.
  5. Pueden ser desinfectados con rapidez. La inmersión en hipoclorito de sodio al 5.25% por tan sólo 60 segundos es suficiente para eliminar hasta las más resistentes esporas del Bacillus subtilis.
  6. La gutapercha se pega a las paredes donde se acomoda sin establecer ninguna adherencia. Para rectificar este inconveniente, se debe utilizar un sellador radicular.
  7. La gutapercha es un conductor pobre del calor. Esto implica un control óptimo de su plasticidad en la porción apical cuando se calienta.
  8. Una vez introducida al conducto radicular y calentada, la gutapercha se expande. Esto ayuda para asegurar un sellado más íntimo. Se ha sugerido que la gutapercha se encoge cuando se enfría; por lo tanto para compensar esta contracción, toda técnica que requiera calor también debe incluir compactación.

Desventajas de la Gutapercha:

  1. Carecen de rigidez. No pueden ser presionados para superar un escalón que pudiera estar presente.
  2. Carecen de adherencia entre sí y con respecto a las paredes cavitarias.
  3. Pueden ser desplazados fácilmente mediante presión. Esto es, no hay control en la longitud de la obturación por lo que es necesario un tope apical efectivo. Dicho de otra manera, siendo que es un material semi-sólido esto es, semi-plástico al momento de su inserción, no permite ningún error en la preparación del conducto radicular.

Tu Carrito

Tu carrito está vacío

Subtotal
$0.00
0