Cámara Intraoral: Te ensañamos a elegir la mejor

¿Sabías que la cámara intraoral puede ayudarte, como odontólogo, a explicar a tus pacientes durante el diagnóstico cuál es su problema y su posterior tratamiento?

¡Así es! Y además de ser una herramienta fácil, la mayor ventaja es que tus pacientes terminarán más convencidos, aumentando el porcentaje de aceptación de presupuestos de tu clínica dental. Y esto es gracias a la posibilidad de visualizar en tiempo real y con todo lujo de detalles su propia cavidad bucal.

En el artículo de hoy te contaremos:

  • Cómo funciona una cámara intraoral
  • Qué factores tener en cuenta a la hora de comprar una para la clínica
  • Cuáles son sus principales ventajas

cámara intraoral

¿Cómo funciona una cámara intraoral?

La cámara intraorales consta de una pieza de mano con una luz incorporada y con una o varias lentes, que se introduce en la boca del paciente para realizar el diagnóstico. Mediante un cable, o de manera inalámbrica, se conecta a un monitor (u otros dispositivos: ordenador, impresora, etc) permitiendo ver en tiempo real el interior de la cavidad bucal del paciente.

La mayoría de las cámaras intraorales del mercado son digitales, dejando muy atrás a las analógicas, y funcionan mediante un programa o software.

Con las nuevas actualizaciones que la industria de la tecnología ha ido realizando, las cámaras intraorales resultan cada vez más prácticas y cómodas. Gracias a que se puede conectar la pieza de mano a cualquier ordenador con puerto USB, las cámaras intraorales permiten ver las imágenes con gran lujo de detalles. También existen cámaras con posibilidad de realizar fotografías e insertar tarjetas de memoria para guardar las fotos y pasarlas cómodamente al ordenador.

¿Qué factores tener en cuenta al comprar una cámara intraoral?

En Dentaltix queremos ayudarte a escoger la cámara intraoral perfecta que se adapte a las necesidades de tu clínica dental. Para ello, debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

Calidad de la imagen

Una diferencia básica entre una cámara intraoral buena y una mala es la resolución y la nitidez de las imágenes (además de la calidad autofocus). Un diagnóstico realizado con una cámara con baja resolución dará poco aporte al paciente y no es rentable.

Las cámaras intraorales se pueden dividir en 2 clases:

  • Gama media: son de lo más económicas, pero prácticas y ligeras para que odontólogo realice diagnósticos básicos. Suelen rondar entre los 1 y los 2 megapíxeles.
  • Gama alta: cuentan con mucha mayor resolución (8-10megapíxeles) y profundidad de campo, necesaria para este tipo de intervenciones.

Fuente de Luz

Hay que tener en cuenta el tipo de luz y su potencia para aumentar la nitidez de la imagen.

La mayoría poseen luz LED que son más resistentes que la luz halógena a los arañazos, líquidos y golpes. Tienen una luz más blanca y una mayor durabilidad.

Además, hay algunas cámaras intraorales que están diseñadas con luz UV fluorescente para detección de caries

Versatilidad de las tomas

En este punto se ha de tener en cuenta la adaptabilidad de la cámara para realizar tanto tomas introrales como extraorales, rostro y perfil del paciente, así como de detalles estéticos y maxilares completos. Ya que así será de mayor rentabilidad contar con este tipo de tecnología que facilitará el trabajo en su consulta. Además, muchos modelos cuentan con digitalizador de placas radiográficas.

El valor y la rentabilidad que a largo plazo puede brindar el contar con una cámara intraoral en la consulta resulta, cada vez más, un aspecto a tener muy en cuenta para asegurarse una ventaja competitiva ante el resto de las clínicas de tu alrededor. Además del punto a favor que da priorizar el servicio al paciente.

Por lo que, en resumidas cuentas, no sólo será más cómodo para ti, si no que además podrás observar a largo plazo una mayor atracción de los pacientes debido al perfeccionamiento de la tecnología en tu clínica.

Ver tienda online

Tu Carrito

Tu carrito está vacío

Subtotal
$0.00
0